lunes, 12 de noviembre de 2007

Escondite Perfecto

http://esconditep.blogspot.com
Después de eso yo me fui, y El Cholo, como le decíamos al teniente, acompañó a Ernesto. Cuando llegaron a la casa, al hombrecito le dio por deambular por el patio. El Teniente lo vigilaba desde la puerta posterior de la casa, tenía miedo que su compadre, tan atormentado como estaba, le diera por hacer una locura.
Cómo inventa la gente. Unas vecinas dijeron a los periodistas, que ese viernes por la tarde entraron al pueblo unos extranjeros en un auto negruzco.
En la foto, Clarisa aparecía con un vestido rojo, intentando apagar tres velitas sobre una torta de cumpleaños.
Mientras el sacerdote decía esas cosas que siempre se repiten en las misas para calmar a los familiares, volví a releer la noticia. -- Parecía que estaba rezando --, fue lo único que declaró el padre, aclaraba el redactor de la noticia. (fragmento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Camina hacia la luz, tarde o temprano te cegará;
entonces lo verás todo.

Insignia de Facebook