viernes, 16 de noviembre de 2007

El teatro:arte sacrificial..

El actor es una especie de autófago, se devora a sí mismo como única forma posible y probable de generar, de dar a luz a ese “otro”: el personaje.El riego de la escena es precisamente el negarse a sí mismo, esa mutilación de la personalidad del actor. En efecto, el dilema más fuerte que confronta él intérprete en su quehacer diario es la crisis de autofagia, y esta crisis quizás sea la experiencia más angustiante y trascendente en el proceso de construir el personaje. El actor puede tener su propia personalidad y sus creencias, pero sólo le sirven en la vida diaria; cuando asiste a una boda, cuando va al supermercado, cuando se encuentra con otro individuo. El personaje, ese fin del actor y del director escénico, tiene su propia personalidad y creencias, y moralidades. No son para nada las del actor. El actor no puede entrar a la escena, ese territorio creativo, y pensar que voy a moldear, adoctrinar, o a evangelizar a mi personaje. ¡NO, NO FUNCIONA! Tiene que negarse a mí mismo, y dejar que el personaje con sus propias creencias aparezca. Ese es el reto del actor, es estar presente dispuesto con todas sus fuerzas a la expresión del personaje. Cuando un actor haya cruzado el límite del territorio de la escena, y ya dentro tenga todavía espacio para moralizar, es decir sacar sus propias creencias para cuidar las creencias de su personaje, el mismo hecho es una evidencia de la incomprensión de la auto negación del actor; demuestra que le importa más ser él, el individuo, y descuida lo fundamental del ejecutante: “estar dispuesto a reaccionar como única necesidad creadora.”

Reseña de obra teatral

La pistola o la envidia del falo
Alex MariscalPara El Panamá América
"La pistola" es una pieza teatral en un acto que aborda el tema de la violencia doméstica y pertenece a la trilogía escrita en 1978 por Sabina Berman, titulada en su conjunto como "El suplicio del placer". La autora es considerada como una de las más destacadas dramaturgas mexicanas de la nueva generación, con más de cuatro importantes premios de teatro a cuestas; es además, prosista y poeta.
El drama que nos plantea Berman no corresponde para nada a la tradicional fotografía o esbozo de una parte de la realidad a la manera, "piece of life" del realismo, sino de una síntesis poética del devenir humano. Cada una de las tres piezas de la trilogía de donde hemos tomado "La pistola", puede muy bien leerse por separado, pero todas tratan sobre un " L, un ELLA, y OTRO ausente", que representan lo medular de la lucha entre el hombre y la mujer en una sociedad aún represora y machista.
"La Pistola" que es la más extensa de las tres obras nos remite al universo de la pareja de clase media baja que sufre las siniestras consecuencias del sistema patriarcal represivo. Entre ellas, la falta de igualdad entre hombre y mujer, la reproducción inconsciente de esquemas culturales, la desintegración de la identidad al tratar de amoldarse a los patrones acuñados para la vida conyugal de mujer virgen y madre abnegada, y el macho protector, y por consiguiente la falla de comunicación y ausencia de libertad que siempre redunda en uno de los dos socavando hasta la histeria o la violencia.
Anecdóticamente, la mujer de esta pareja tiene la visión alucinante de que su marido ha llevado a casa una pistola, el hecho desata en ella todas las emociones reprimidas, y la relación desde entonces convierte su "hogar", su recámara, que en las ilusiones iba a ser el nido de amor, en una especie de tinglado donde en un estado de histeria y de ficción confusa intentan apropiarse de la pistola que él posee y que ella desearía apropiar en su inconsciente para poder equilibrar el control de la relación.
Esta puesta en escena, de Alex Mariscal, los individuos, están atrapados en dogmas culturales ineficientes, hasta el punto de transformar al otro en una imagen del fracaso y de los odios propios, y constituye un interesante aporte al estudio de género. Por ello les invitamos al primer montaje de la Compañía Universitaria de Teatro, que se estrenará el 6 de febrero a las 7: 00 p.m., en la Sala alternativa F-111 de Bellas Artes en Curundú, (antiguo Curundu High Junior School). La temporada durará hasta el 17 de febrero, de martes a viernes a las 7:00 p.m., los sábados a las 5:00 p.m. "La Pistola" cuenta con las actuaciones de Jazmín González, Raúl Irigoyen, Zeribeth Bernal, y Orlando Orosio. Los boletos para esta primera función de la compañía están de venta en Librería Argosy, Campus, y Facultad de Bellas Artes.
Nota: El autor es Licenciado en Arte Teatral, y Master en Bellas Artes en Teatro

lunes, 12 de noviembre de 2007

Escondite Perfecto

http://esconditep.blogspot.com
Después de eso yo me fui, y El Cholo, como le decíamos al teniente, acompañó a Ernesto. Cuando llegaron a la casa, al hombrecito le dio por deambular por el patio. El Teniente lo vigilaba desde la puerta posterior de la casa, tenía miedo que su compadre, tan atormentado como estaba, le diera por hacer una locura.
Cómo inventa la gente. Unas vecinas dijeron a los periodistas, que ese viernes por la tarde entraron al pueblo unos extranjeros en un auto negruzco.
En la foto, Clarisa aparecía con un vestido rojo, intentando apagar tres velitas sobre una torta de cumpleaños.
Mientras el sacerdote decía esas cosas que siempre se repiten en las misas para calmar a los familiares, volví a releer la noticia. -- Parecía que estaba rezando --, fue lo único que declaró el padre, aclaraba el redactor de la noticia. (fragmento)

Insignia de Facebook