martes, 5 de octubre de 2010

"Marcando el reloj". En memoria a Marcos Abdiel Mendieta Mariscal (Fulo cotizado)





























Bajo el gran árbol de la plaza,
Como el agua del río
las horas siguen pasando
despacio,
silenciosas.

Un líquido lento avanza por las arterias
murmurando sus peligros;
un aceite delgado destila de los labios,
un vino agrio oprime la lengua,
una humedad de serpientes
rodea el cuello
y un pozo rojo se hunde
en el vientre de MARCOS.

Una cápsula de pólvora
pequeña como un respiro
enciende el vientre de Marcos;
la pólvora de humedece
y deja soltar un seco estallido.

El hombre contento bajo el árbol
no escucha la oscura palabra que
enciende su caja toráxica
entibiando el agua de su cuerpo.


Fuerte como el árbol de la plaza de los deportes
el hombre intenta seguir adelante,
pero el pozo profundo de la rojedad ha estallado
y el calor se mezcla con las sombras.

El árbol que es terco como suelen ser los grandes árboles
se alza firme y extiende sus brazos,
pide auxilio y abriga el cuerpo del hombre;
Sabe que bajo sus ramas
un pozo oscuro,
más oscuro que la noche, se hunde.

El hombre que lleva por nombre, Marcos,
navega en ese cántaro roto,
y nada con todas sus fuerzas
para salir de las aguas hirvientes.

El árbol plantado en la plaza de La Seda,
con sus hojas también de sedas,
fue el primero en dar el grito de auxilio,
luego vio a una pequeña mujer y niños en busca de ayuda.

El árbol acarició el rostro del hombre
y es testigo de una sonrisa acuosa, como de besos,
de licores limpios, sin rencores;
una sonrisa de niños correteando una pelota,
campos verdes llenos de algarabía
de banderas blancas,
del hombre con trofeos y sacos de balones de fútbol
como si fuera un Santa Claus en verano;
recuerdos de mujeres también sonrientes,
de silbatos, de car fashions y DJ's.

Bajo ese gran árbol
Un pozo profundo,
tan profundo como una explosión de granada
entró en el agua vital del cuerpo de Marcos
sin poder apagar su carisma,
tan potente como el agua de un río
que aún sigue "marcando el reloj"
como las horas
despacio
y en silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Camina hacia la luz, tarde o temprano te cegará;
entonces lo verás todo.

Insignia de Facebook