jueves, 2 de enero de 2014

Invasión a Panamá 1989; diario personal (20 de dic.)

ESCONDITE PERFECTO
Acabábamos de intercambiar información con el dueño de la emisora, cuando escuchamos el zumbido: dos aviones casa se dirigieron hacia el centro del pueblo, marcaron una semiespiral en el cielo y luego se empinaron haciendo un ruido como de búfalo asfixiándose, y dejaron caer un par de bultos hacia el área donde debía quedar el cuartel de nuestra fuerza. La explosión fue impactante, muy a pesar de encontrarme a varios kilómetros de distancia. Me acuclillé, y vi como repetían el ejercicio. Después de la tercera vez, se fueron por donde vinieron. Mi cuerpo estaba temblando, el humo comenzó a subir. No pude detener las lágrimas. En ese momento, uno de nuestros soldados, disparó su Ak-47 contra un helicóptero, y en segundos se formó "candanga". Otros tres helicópteros aparecieron de la nada y bañaron de plomo las peladas lomas. Allí fue donde nos dispersamos, excepto los dos que corrieron a esconderse junto conmigo. ( 20 de diciembre de 1989)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Camina hacia la luz, tarde o temprano te cegará;
entonces lo verás todo.

Insignia de Facebook